25.1.14

Confesión Nº 105: Por el culo...

Pff.

No sé si vuelvo, si voy o vengo. Sólo sé que no sé nada y que, no-sé-a-qué-fin, me ha dado por venir aquí y echar un vistazo. Sigue todo en orden, ya veo, todo bajo control.
Y me he dicho: chica, pues ya que estás, dí algo, al menos para comprobar que recuerdas como va esto de escribir con un teclado y tal.
Qué tenía morriña, vamos.

Escribo más bien para mí, para mantener estable mi salud mental (y evitar esas maravillosas conversaciones conmigo misma cual huésped de planta psiquiátrica).

Tampoco es que ahora mismo me salga mucho más. Ya te digo, era un capricho, puro y duro.

Cómo bien saben los que me conocen, este último porrón de meses (así como unos cuántos cientos de ellos) he sido bastante ermitaña en cuanto a redes sociales se refiere.
Echarse churri y quedarse sin supermegasmartphone es lo que tiene.
Y que, oye, a veces me da el ramalazo éste de voy-de-digna-y-a-quién-le-importa-lo-que-yo-haga-a-quien-le-importa-lo-que-yo-diga. Que no me salía del higo estar "rindiendo" cuentas de todo lo que hacía segundo a segundo. Un ataque de auto-marginación es lo que me dió. 
Entrecomillo lo de "rendir", obviamente, porque nadie me lo pedía. Pero bueno, ya sabes: pienso, luego escribo, así. 
Tengo que reconocer que desde de la barrera se tiene una perspectiva bastante interesante y entretenida. Cotilleo puro. You know.

Mi tan adorado Twitter: muerto. D.E.P. (No auguro una resurrección, ni la descarto. Quién sabe. Mi cuerpo pide salsa.)
El caralibro de Albita Pérez: arrastrándose y malviviendo gracias a esporádicas y almibaradas imágenes de amor/amistad, escasas felicitaciones (la mayoría por cumplir) e infinitas y mecagoenlaputajodidasinvitaciones a jueguecitos odiosos de granjas, sagas, candies, criminales y un demasiado largo etcétera. Que nadie se engañe: no se me pasa (casi) nada por alto. Muahahaha.
Instagram de Superbarbie_: ahí va. Poco a poco. Mirar mucho, enseñar lo justo. Pero se mantiene. Me gusta. Visual, rápido, sencillo. ¿Quieres alparcear? Vistazo veloz a IG, corazón, comentario si me apuras y hasta mañana.

Oh, dios!
Veo que hay algo que, por mucho tiempo que pase, sigue intacto. Esas elucubraciones y subidas a la chepa de las ramas de la parra tan mías, ésas, sí. MIS CHAPADAS.

Es tarde, creo que para una primera (re)toma de contacto es más que suficiente sinsentido el de hoy.

Sigo siendo pelirroja, por si alguien llegara a dudarlo.
Y payasa, aunque no sé aprecie, pues también. Eso creo que no sólo no va a menos, sino que aumenta, de manera directamente proporcional a la tasa de ridiculez y vergüenza ajena (que provoco, sobre todo, a mi sufridico maromo).




P.D.: ...te la hinco. 
Que todos lo hemos pensado, y no voy a ser yo quien se quede con las ganas.

31.12.12

Confesión Nº 104: Esto NO es un balance.


Toc, toc… (tos carrasposa, aclaradora-de-garganta-llamada-de-atención)
¿Hay alguien ahí?

Después de seis largos, desconectores y productivos meses…cualquier cosa. Cualquier cosa me podría encontrar aquí, incluso que me hubieran robado mi rincón para dedicarlo a la publicación de fotos de guarrillas varias enseñando sus vergüenzas (juro que lo he visto!).

Seis meses (y un día) dan para mucho. Y estos seis últimos meses me han cundido cosa mala.
Por ejemplo, han hecho aparición estelar, así de sopetón, entrando en mi vida de golpe y porrazo, un grupito de personas es-pec-ta-cu-la-res.
Alguna que otra ha sido invitada a marcharse por donde vino. Simplemente, había gente que sobraba in my heart & soul, y tenía claro que no iba a echarles de menos. Siguen a mi alrededor (por aquello de la teoría de los seis grados de separación entre los humanos), pero es que la idea del asesinato todavía no la contemplo. Todavía.

Los que se mantienen en sus puestos…pues eso, se mantienen. Y ya me encargo yo de que lo sepan, aunque sea de ciento a viento. Que eso también ha sido una habilidad que he ido practicando y mejorando este año.

Limpiar-anclar. Quedaros con esa idea base.

Ahora que lo pienso, he aprovechado muy requetebien el tiempo desde principios de verano hasta ahora. Parecía que no, pero si.
Así, por ejemplo, por decir algo, yo que sé, un ejemplito tonto…me he enamorado.
Que la Barbie s’achao novio, tú!!!

Esto simplemente es una puesta al día. Intento no hacer lo que la mayoría, por eso de creerme original. Por lo que ESTO NO ES un balance-fin-de-año. Dios me libre, no, no lo es! ¬¬

Varios años he esperado esta noche como agua de mayo, por aquella creencia tonta de que los aires van a cambiar y demás. Esta vez no espero eso. Esta vez la siento como una mera noche de transición, de un simple cambio de dígito. Ahora mismo firmo por que todo se mantenga (más o menos) como está.
Pero tengo ganas, como todos los años. Aparte de que ya está preparado el modelini ideal (outfit para las coolers), es que no soy supersticiosa y para el Trece (agárram...eh, si bueno...) tengo/tenemos planes que hacen que sea una jodida ansias y quiera que pase el tiempo YA y pueda verlos hechos realidad. Quedaros  también con esta frase de cuento de princesitas Disney que me ha salido.
(Es que el amor me vuelva moñas. Es así).

Y como colofón, a modo de reflexión final,  muy concienzudamente y poniendo todo mi empeño filosófico-sentimental:

Y espero que lo veáis, así como que me lo contéis.
2013 besos (repartíroslos como podáis).

Ciao Amores!




30.6.12

Confesión Nº 103: Cuatro bodas y un temazo.


Pues que hay una proliferación de bodas a mi alrededor. Eso es lo que vengo a contar hoy.

Que parece que les ha dado por reproducirse cual esporas e inundar el ambiente con vestidos blancos, alianzas y ramos de flores.

A mi me encanta, oye. Siempre he sido yo moñas para estas cosas. No sé cuándo, dónde, ni con quién, pero lo mío será un bodorrio en toda regla. Más claro que el agua, boda gitana, semanas enteras de celebración.


¿Las culpables de esta invasión?
La amiga fashion que celebra After Wedding Parties que serían la envidia de cualquier celebrity que se precie, y por la que cualquiera en su sano juicio hubiera pagado por poder asistir (a la par que amable dueña de la imagen arriba publicada...Bombones buenorros!)

La prima postiza que me sorprende con la invitación a 3 años vista, lo que aumenta mis (ya montones de) cariñicos hacia ella. Porque todos sabemos que si te invitan a una boda es una putada, por los gastos que conlleva y los quebraderos de cabeza que te crea el tener que elegir modelazo, pero que importan nada si los comparo con la ilusión que me hace el que cuente conmigo para estar ese día tan molón.

La amiga "turista" que nos ha dejado muertas-matás con el notición de que dentro de un año nos vamos de bodorrio. La primera. La que va a montar un mega-fiestón que servirá de reencuentro y remember de esas, nuestras juergas universitarias, y por todo lo alto. 
Añado que soy la elegida como organizadora de la despedida de soltera en representación de la parte "turista" de sus amigas, lo cual me llena de orgullo, satisfacción y ganas de liarla parda. Esther...¡átate corto, bonita, que vas a flipar!

Las amigas "Volcánicas" que sólo esperaban a tener nidito de amor, lo tienen, por lo que sólo falta que pongan fecha. Que la motivación corre por nuestra cuenta, con charanga y chupitos boca-a-boca (petición expresa de la novia).
Avisadas están de que a mi me tienen que confirmar el evento con tiempo suficiente...
-¿Para que te busques modelito?
-No, para encontrar maromo.


Muchas me dicen que al final llegaré yo, de golpe y porrazo y las soprenderé con un fiestón express cuando menos nos lo esperemos. Miau! 
Como he comentado con otra "turista", de momento yo seré la amiga soltera y borrachilla que se dedica a animar el cotarro bailando la conga con los padres, tíos y abuelos de los novios. Con mi vestidazo de postín,  aderezado con todos los complementos ridículos que vaya encontrando. Esa soy yo.

Otra cosa os voy a decir. Revelar, casi casi.
Desde que tengo uso de razón, ésta es una de mis canciones favos-favos. Podría decirse que La Más.
Me casaría con el primer hombre que fuera capaz de dedicármela (interpretación incluida). El tiarrón que se atreva a cantar y bailar semejante temazo para mí, debe ser mío.



Ya. Tampoco voy a dar más pistas, que se lo curren.

Ciao Amores!

19.6.12

Confesión Nº 102: Difícil elección.

Imaginemos que nos hacen elegir.



Que nos ponen así, en filica y delante de los morros, estos cuatro bellezones.
Seguro que de un simple vistazo ya podríais decirme vuestro favorito. Seguro. O incluso puede que no sea ninguno de estos, pero tengáis claro cómo es y porqué lo elegiríais.

Pero a lo que vamos. Tenemos estos y no se hable más. No me os pongáis exquisitos, que hay que decidir y son opciones suficientes.

Ladies and gentlemen, me complace presentar, siguiendo el sentido de las agujas del reloj, a los siguientes pivonazos:

1* El Muffin de chocolate.
Oh! Muffin...Oh! chocolate... Oh!!
Sí. Así, a primera vista, en un primer impulso, es inevitable. La forma, el color, el olor, el sabor...todo el jodido Muffin hace que quieras hincarle el diente sin contemplaciones. No tiene pinta de bollería industrial, todo natural, oigan. No te va a crear remordimientos de conciencia, a no ser que seas una loca histérica de las kilocalorías o una sosa que prefiera mojar en leche el sobao pasiego blanquecino de toda la vida.
Coño! Parece una tierna magdalena hecha por tu abuela, con el añadido de que es de chocolate. Pero es que, ojito! que tiene nombre mega-guay: Muffin....Muffin...MUFFIN. 
La tierna magdalena de chocolate hecha por tu abuela, y encima, moderna de reminiscencias yankees (obra de mi imaginación). Psst....mola mil.

No lo habías probado, porque siempre que lo veías pensabas que no iba a ser nada del otro mundo (es una magdalena!!), pero siempre tenías el gusanillo ahí de no querer quedarte con las ganas. Hay que probar de todo en esta vida, dicen.
Lo malo que tiene nuestro Muffin es que una vez solucionado este ansía de novedad, no hay más allá. Es simplón en sí mismo, seguimos recordando que no es más que una magdalena inflada y coloreada, y si no lo mojas para que pase, se te atascará en la garganta y te chupará la saliva, la sangre y hasta las ganas de vivir.


2* El croissant.
Aquí lo veis. Todo doradito, esponjoso, grandote y lucidico él. ¿Sosete? También, puede ser.
Pero tiene muy buen pinta. Es el típico bollo que a nadie disgusta, aunque tampoco llame la atención, así de buenas a primeras, haciendo que quieras tirarte como una posesa encima del mostrador para hacerte con uno.
Pero que ahí está, ¿sabes? Todo pincho y escoscado para recordarte que eres una laminera de mil pares de cojones, y que a una mala, si no ves otra cosa que te guste, acabarás pidiéndotelo.

Que además el Croissant es muy espabilado. Puedes rellenarlo y acompañarlo de lo que quieras, dulce o salado. Es listo, lo sabe y se aprovecha de ello. Juega con tu mente, haciendo que te imagines los millones de combinaciones que podrías crear de ser el elegido.
¿Qué Muffin puede presumir de poder meterse una loncha de jamon york entre pecho y espalda??

En definitiva, es facilón: es para ti si buscas lo sencillo, pero que a la vez admita innovar un poco, y si estás mu' loca, crearte unas meriendas-guateques de flipar, pero eso...con tiempo y al tiempo.
De momento, la idea base es que el Croissant es un pasatiempo-mata-gusanillo, que oye! tampoco está tan mal.


3* El Dunkin' Donut.
Ojo. OJO. Que aquí entramos en terreno peligroso. Bastante peligroso. Que te cagas de peligroso.
...
...

Joder! Míralo!! si es que te dice "Cómeme, cómeme" con la mirada...
Decidme una sola persona que haya probado un donut y no le haya gustado. Porque yo no conozco a nadie.
Y si encima es un donut tan rebonico que tiene cubiertas y mingadas de colores, muy graciosas ellas, que no hacen más que llamar tu atención y conseguir que quieras pecar una y otra vez...apaga y vámonos.

El DD es un jodido capullo. Bollería grasosa, de la que muerdes y da gusto (del bueno, del que ya sabemos, sí...ese, del guarro). Bollería de esa que sabes que no te va a hacer ningún bien; de esa que sabes que, IRREMEDIABLEMENTE, va a ir a parar a tu culo en forma de celulitis sin poder ni querer evitarlo; de esa que convertirá el colesterol en cemento dentro de tus venas, mientras tú sigues teniendo sueños idiotamente húmedos con nuestro rechoncho amigo.
Es bollería de la que, a pesar del montón de mierda que aporta a tu vida, tiene algo...algo...mmm, ALGO que hace que no puedas resistirte. ¿El qué? No se sabe, debe ser como el ingrediente secreto de la Coca-Cola. Ese yo-que-sé-que-qué-sé-yo que tira por la borda todos tus buenos propósitos de vida sana y alejada de tentaciones.
Pero, de cuando en cuando, una vez al año no hace daño. Aún tú queriendo hacerlo una vez al día, que da alegría...


4* La Nocilla.
Acabáramos. LA NOCILLA. Ella. La crema de cacao de toda la vida. La que merendabas desde cría y aunque tengas 130 años, querrás seguir queriendo merendar.
Mal día áquel en que la viste por primera vez, jugosica como ahora, y que si es de dos colores, es el summum de la atracción.
La tentación hecha dulce.

Ves el bote y te lo comerías, chuparías, relamerías e incluso exprimirías.
Pero no lo haces. Porque, al fin y al cabo, no deja de ser un vicio que en pequeñas dosis gusta (a veces, demasiado pequeñas, suficientes para quitar el mono), pero del que no te atreves a acabarte el bote, por miedo a empacho. Que estás seguríiiiiiiisima que no te pasaría...pero por si acaso, que nunca se sabe.

Has llegado a decir a tu madre que no vuelva a comprar. Porque sabes que no podrías aguantarte las ganas y prefieres que la Nocilla siga siendo casi-casi como tu amor platónico, allí en las alturas, idealizada ella. 
Sin embargo, vives pendiente y preparada para el día en que puedas atacar el bote cuchara en mano, sin miedo a malos sentimientos posteriores.

¿Lo bueno? Que para todos los ejemplos anteriores, tras pecar, siempre hay tiempo de matarte a hacer ejercicio y evitar que la grasa se acomode malamente en tu tipín de golosa.


Y tú, ¿con cuál te quedas?

Ciao Amores!

12.6.12

Confesión Nº 101: La culpa es vuestra, el gusto es mío.

La 1:10 y aquí estoy: en pijama, desmaquillada, limpica y escoscada, sentada en la cama ya abierta, a punto de deshacerme el moñogitana que traigo, después de la vuelta rutinaria de buenas noches por las redes sociales...coño, que estaba a un tris de dormirme y he tenido que volver a encender el ordenador y ponerme las gafas (y viceversa) para venir aquí.

Es que tengo sentimiento de culpabilidad. Y lo tenía que decir. 
Si me hubiera tumbado con el run-run, me habría dormido por aburrimiento tras las 146 vuelta-p'aquí-y-vuelta-p'allá de rigor. Porque no podría haberlo hecho antes con esto que llevo dentro.

Bueno, eso y porque estoy en modo "no-puedo-con-mi-alma-de-los-nervios-que-traigo". Por una "tontada", que puede ser la antesala de algo que necesito como el comer: cambiar de aires.
Pero (aquí sacamos a relucir mi ya requeteconocida bipolaridad) que con lo segura que estaba hace unos días, ahora ya no tanto. Igual es porque la "tontada" es mañana (hoy, si somos estrictos horariamente hablando), y como que veo ya que se me viene encima, y me cago. Me cago viva.
Por miedos estúpidos, inseguridades y (rotundas) gilipolleces varias que rondan mi cerebro estos últimos tiempos. 

Ojo! que si la "tontada" no sale bien, me joderá la vida entera. Pero si sale bien...me cagaré viva.

Soy estupenda, ¿que no? Vamos..de lo majica que soy, un par de ostias me daba(is). Que lo sé yo.
Aparte de que sigo sin escribir la palabra "ostia" como Dios manda, y nunca mejor dicho. Que ya sé que es con "h", pero sin ella, la intención me suena más rotunda. Y mi blog es mío, y me lo follo cuando quiera.

Ah, si! Que la culpabilidad es por vuestra culpa. Já! Sí...así es.
Me haceis sentir culpable. Guilty para los modernos. Del latín culpa para los leídos.
(Dale Juanico al tambor, que no hay más palabras para usar que las de todo el puto "árbol genealógico" de la culpa. Con lo que fea que es...) 
No es lógico, ni justo, ni nada guay, ni nada de nada que yo no actualice más menudo.

Porque sé, aunque flipo, que hay gente que quiere leer mis chorradas sin tener que esperar a que se alineen los planetas, Torres marque un gol, salgamos de la crisis sin ayuda de baywatchs alemanes y a mi me dé la jodida gana de dejarme caer por aquí. (Tenía que haceros ver que, aunque a veces me hago la pseudo-rubia, también estoy al tanto de lo que pasa, lo cual parece reducirse a esto los últimos días).

Porque hay gente que me pone pilas, sin cortarse un pelo, para que escriba alguna historieta nueva, si es marrullera y sobre tíos, mejor.

Porque hay gente que yo ni me planteaba que pudiera estar pendiente de las novedades de SuperBarbie, ya que prácticamente ni siquiera está al tanto de las novedades de Alba H., pero sí, lo está. Y bueno, eso... quieras que no, me mola.

Que se podría decir que me sois fieles. A SuperBarbie, está bien, pero lo sois. Con más o menos asiduidad, con más o menos amor, pero lo sois.
Eso si, no tengais los cojones de decirme aquello de: "¿Qué tal llevas el blog? Me gusta mucho... pero hace bastante que no entro. Me quedé en la 27...". No querais quedar bien y cagarla al final, capullos. 
(Y esto, desde el cariño y la confianza que me tomo porque yo lo valgo).

¿Conclusión?
No puedo prometer ni prometo dar señales de vida más constantemente (para eso, aquí), pero...

Gracias por "hacerme sentir culpable". El gusto es mío.


Ciao Amores!

8.5.12

Confesión Nº 100: Para ella.

Tiene que ser así. No puede ser de otra manera.

Es mi confesión más redonda de todas, la número 100 amigos, y merece un protagonista a la altura de las circunstancias.
Llevaba ya tiempo pensando qué o quién sería agraciado con semejante honor. En Twitter dejé caer que cualquier tipo de soborno y chantaje sería bien recibido si se quería ser merecedor de una entrada personalizada. Incluso tuve ofrecimientos...pero poco convincentes (más entusiasmo, joder! Quizás para la 101, como los dálmatas, o como el perro del hortelano...)

Dando una vuelta por el Reader, aquel maravilloso rincón donde se me van acumulando una media de 283 de vuestras actualizaciones, así por redondear, se me ha encendido la bombilla.
En Blogger, como en mi querido Twitter, cuando os da por algo, os poneis intensos, por no decir, MUY PESAOS. Pero supongo que como yo, claro está. Si me sigues, ya sabes lo que hay.
Que a lo que iba, que este finde pasado os dio. Os dio fuerte. Y a mi no. Para variar. Por seguir un poco a contracorriente.

Pero hoy si. Porque hoy es un día especial. Estamos de cumpleaños...y por ella los años no es que pasen en balde, ni mucho menos. Por ella los años no pasan, pasa ella por los años, fíjate. 
No es por hacer uso de topicazos, pero ella es como un buen vino. Mejora con el paso del tiempo, pero a pasos agigantados. Y no es que antes estuviera mal, que va. Pero es que ahora está...ay, omá, como está!
Estoy convencida de que va a llegar un momento, y no a mucho tardar, que se va a estancar de una manera tan digna, elegante y jodidamente envidiable, que nos vamos a intercambiar los papeles, seguro.

Y bueno, que se la merece POR TODO y más. Porque sí, porque lo digo yo. Y me vais a dar la razón, lo sé.

¿No habeis caído en quién puede ser?
Os creía más espabiladicos...


Feliz cumpleaños Mamá

Ciao Amores!



P.D: No le digais que la he sacado aquí...me mata! (aunque en el fondo le hará ilusión. La conozco como si la hubiera parido...)

11.4.12

Confesión Nº 99: Brindo por mí y todos mis compañeros.


¿Lo habeis visto bien, no?
Me planteo colgarme una como esta del cuello a partir de mañana. No es coña. 
Aprovecho el espacio que se me brinda en este blog, que para algo es mío, y lo uso para lo que me sale del higo, para pedirme disculpas de manera anticipada y así evitar, en la medida de lo posible, las represalias pertinentes por parte de mi hígado y demás órganos vitales.

Me enfrento a 10 días duros, muy duros. Rodeada de copas de vino, copas de ron, copas de orujo, copas de helado, copas de árboles, copas...Copas, en definitiva.Un sufrimiento, ya veis.
Unas por placer, otras por compañía, otras por celebración, otras por "trabajo", otras de sobremesa, otras porque-estamos-de-tapeo, otra por tí, otra por mí, otra porque sí...

Pero que yo todo lo hago por socializar, ¿sabeis? 

No me deis las gracias por el favor que os estoy haciendo al facilitaros esta plantilla (la encontré un día tonto por la red, no soy tan espabilada). Creo que, para más de uno, resultará MUY útil.
No me digais que no. A todos nos gusta tomarnos unas copas, unas cuantas...o directamente todas las que se pillen por banda.
Como dice un buen amigo, acabar "como Dinio por Marbella", o lo que viene siendo ser un auténtico fan de Massiel.

No estoy haciendo apología del alcoholismo, no jodas. Que una tiene un control...o a una mala, dignidad, la cual algunas almediodíadas se ha visto ultrajada por recuerdos-no-recordados de la noche anterior. 

Una frase he repetido yo muchas veces. Hace tiempo que no; he madurado y tal...si...claro...ejem.
Pero el otro día lo dijo en plena sobremesa familiar el Bro', y me dio como un ataque de nostalgia o qué se yo.
"No me acuerdo de todo lo que hice, pero sé que no hice nada malo".

Dios me libre de haber dicho esa frase en presencia del mozo, ni mucho menos de mis padres. Pero decirla, la he dicho, y muchas veces. Muchas.
Lo cual hace que me replantee la teoría que últimamente cuestiono entre tweet y tweet, de que McField y yo no somos exactamente hermanos de sangre y genes.
Pero, ¿cómo no lo vamos a ser, si repetimos los mismos actos vergonzosos (o no) y, sin acuerdo previo, los justificamos de la misma manera?
No me queda ninguna duda ya. De momento.


No sus preocupeis, SuperBarbie no es de las que acaban así. Llamadlo control, amor propio o antes-muero-que-echar-el-desayuno. Digamos control, venga. Me deja en mejor lugar. Y joder! que yo me pongo piripi, como dice Barbieri, nada más. Que nosotras somos chicas de bien.
(Niños, así, como en la foto, NO).

Cheers Amores!


.